Pasos que curan

Sin la música , la vida sería un error“, afirmó el filósofo Nietzsche y no andaba desacertado ya que tenemos un instinto natural que nos anima a seguir el ritmo de la música, a bailar. Se trata de una respuesta espontánea relacionada con nuestra necesidad de comunicarnos y de expresar nuestras emociones a través del movimiento y de nuestro cuerpo. Una de las claves de la felicidad y la satisfacción con la vida se encuentra en la pista de baile.

Pero además, estudios recientes han desvelado que cuando bailamos, en nuestro cerebro se liberan endorfinas, unos neurotransmisores que generan una sensación de bienestar, relajación, alegría y empoderamiento. La música y el baile no sólo activan en nuestro cerebro los circuitos motores y sensoriales sino también los centros de placer. ¿Quieres ser feliz?, ¡¡BAILA!!.

circle-64

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *